domingo, 10 de febrero de 2008

La cabra siempre tira al monte...

Estos días escucho con estupor como algún candidato a la presidencia de nuestro país, el señor Rajoy, se jacta de su intención de suprimir derechos adquiridos por ley a colectivos en otros tiempos perseguidos por el sistema simplemente por querer ser libres y hacer uso de ello. Y encima se queda tan fresco al afirmar que les prohibirá derechos al colectivo de lesbianas y homosexuales sin esgrimir razón alguna. ¿Qué estarán pensando todas esas personas con inclinaciones políticas cercanas a la suya, algunos militantes incluso de su mismo partido político, y que pertenecen a estos colectivos? La catadura moral de este señor raya el esperpento, pareciendo que no es él quien habla sino quien le puso a dedo donde está, dando una verdadera lección de democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...