sábado, 1 de septiembre de 2012

La tormenta perfecta

Más parecido a un vendaval que a la propia tormenta fue anoche nuestro Atlético de Madrid, campeón de la supercopa de Europa frente al todopoderoso Chelsea. Los ingleses no daban crédito al despliegue ofrecido en la primera parte en la que rozaron el ridículo, mérito de su rival que no dejó centímetro que correr ni pedazo de hierba por pisar en Mónaco. Si a un equipo que quiere ganar y que sabe cómo hacerlo, unes talento y fuerza aderezada con buen gusto, la explosiva mezcla es lo que anoche vimos pasando por encima del rival. Del tigre colombiano ya se ocupan en hablar los entendidos. ¿Que si es el mejor? ¿Que si asombró con sus goles? ¿Que si tiene una flor que le da suerte? En fin, es muy bueno y grande, persona sencilla que ahora vive en nuestra casa pero que forma parte de un equipo.

En este deporte solo se recuerda, por desgracia, a quien gana. Y pareció fácil pero me gustaría que alguien pudiese preguntar a unos chicos alemanes a los que les hemos visto perder finales y ser igualados en los últimos minutos en varias ocasiones, que se les pueda cuestionar sobre quienes son los miembros de la "roca azul". Con independencia de colores, anoche ganó el fútbol y la afición española en un encuentro para enmarcar. 

Felicidades a todos los atléticos por la victoria y por las formas en que se produjo. Los colchones volverán a venderse con rayas rojas como antaño.

Grande Atleti...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...