viernes, 27 de mayo de 2011

Dímelo tú...

Están corriendo ríos de tinta acerca de lo que se da en llamar el batacazo electoral de nuestro partido. Sabíamos en nuestro interior, que esto era más que posible desde el fatídico pero necesario recorte presupuestario practicado por el gobierno nacional aplicable a pensionistas, empleados públicos y demás personas afectadas. Solo en la parcela pública a la que yo pertenezco, tras el tijeretazo del 5 % del sueldo, ya es más que suficiente caladero de votos necesarios para volcar a cualquier gobierno que se precie. Se asumió un gran riesgo y a la vista está que se ha pagado con creces. El electorado español ha votado a "las generales" en el día 22 de mayo de 2011 y quién no lo quiera ver, es su problema.

Por nuestra parte, los resultados regionales no nos han afectado por una sencilla razón:

Valdeobispo ha apoyado una gestión de cuatro años sin precedentes, aunque haya detractores, muy positiva para la entidad local. Y negar este apartado también es necesario hacérselo ver.

Para finalizar, me gustaría tratar de zanjar un tema que ya empieza a estar demasiado manido sobre los acontecimientos acaecidos el día de las elecciones. He leído otros foros hasta el martes 24 por la noche y me consta que la película sigue adelante. Como yo sé que un hombre vale más por lo que calla que por lo que habla, expreso mi apoyo a la declaración efectuada por el candidato del PP en la red si bien matizo que ha equivocado un nombre de los miembros de la mesa, error intrascendente y lo hago por si os sirve de algo. Lo ocurrido durante la jornada en cuestión, el día anterior y al principio y final de la misma, me lo reservo porque solo se podrá contar cuando abandone el mundo de la política de manera definitiva. Tampoco es tan importante porque ya lo hemos vivido antes y estoy curado de espanto, incluidos los insultos, descalificaciones y lindezas que me dedicaron algunas personas al entrar o salir del colegio electoral y tras finalizar el recuento de las elecciones municipales. No les tendré nada en cuenta ni iré a denunciar los hechos al cuartel de la guardia civil. Que nadie se preocupe.

Dejemos ya de un lado el rencor que traen cada cuatro años la discordia, el enfrentamiento y la mala leche a nuestro pueblo y que posibilita hablar con la boca demasiado caliente. Quizá dentro de un mes veamos este tema como una anécdota que si bien no debe volver a producirse, nos ayude a no caer en los mismos errores.

Todas las personas que lo deseen, quedan invitadas a la investidura de la nueva corporación que se celebrará el día 11 de junio de 2011, sábado, a las doce de la mañana.

Que tengan ustedes un buen fin de semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...