jueves, 23 de mayo de 2013

Versos sueltos

En esta era de la comunicación, un problema se cierne sobre las mentes de los que heredarán esta tierra, de nuestro trabajo y el de los que nos precedieron. Circula un exceso de información no filtrada que peca de falta de memoria, poco tiempo para asimilarla y gran prisa porque el ciudadano pase página. Los periódicos de papel han dejado paso a la era digital y con ello, los pecados son menos. Todo va muy rápido y se volatiliza con facilidad. Los rumores son noticia veraz a poco que alguien se atreve a publicarlos y la verdad se diluye entre miles de datos. Solo así es posible que en año y medio veamos que nada de lo trabajado, conseguido y construido en este país vale ya para el futuro. Con la excusa de la crisis, el próximo objetivo son los funcionarios municipales, las pensiones y como juegos de despiste, reformas educativas con marcado tinte retrógrado, reformas legislativas para decidir por el derecho de las mujeres y sus embarazos, todo bien mezclado y removido, bien aderezado con chorradas ministeriales y reapariciones de semidioses sin olvidar, dicho sea de paso, los homenajes infumables. Lo dicho, España no tiene memoria.

Pero dejemos esto, que al fin y al cabo son opiniones modestas de alguien que no posee herramientas a su alcance para arreglar según qué problemas. Hablemos pues de nuestro libro, del que con nuestros actos escribimos en tiempo real. Hace unos días dieron comienzo las obras para construir el punto de acopio de residuos procedentes de la construcción. Ya se encuentra vallado a la espera de la ejecución de la solera y demás partes del proyecto. 

Por fin, tras meses de espera, ha dado comienzo también la ejecución de los nichos funerarios, muy necesarios tras acabarse los existentes y bien distintos de los anteriores porque éstos de ahora "sí cumplen la normativa de policía mortuoria y cuentan con los permisos, licencias y autorizaciones pertinentes". 

Seguimos adelante con las mejoras pendientes de la antigua casa de administración de la presa. Está en redacción el proyecto para adecuar los vertidos a través de un filtro biológico, dotar de agua potable las instalaciones, ahora se abastecen de agua bruta y adecuar a la normativa el abastecimiento eléctrico. 

Como estamos a mitad de legislatura, cada vez quedan menos balas. 

Y para finalizar, un hilo de esperanza en forma de un gran proyecto en el horizonte que servirá para dar solución definitiva a los residuos procedentes del olivar en las comarcas de Hurdes, Sierra de Gata, Trasierra-Tierras de Granadilla y Valle del Alagón. Una planta de tratamiento con las últimas tecnologías para eliminar los efluentes de estas industrias. Esta mañana en la localidad de Hoyos, hemos asistido a la ponencia de los resultados del proyecto del "Estudio de caracterización de residuos del olivar" redactado por la Fundación Cartif y que había sido encargado por los cuatro grupos de acción local mencionados. Vamos a seguir impulsando medidas que ayuden a los empresarios extremeños de este sector y desde estas líneas, solicitamos su apoyo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...