martes, 28 de enero de 2014

Sobre el empleo público

No es la primera vez pero si será la última que lo haga.

Procede hablar sobre empleo público local al que se accede por dos vías. Contratación con fondos propios presupuestados por el ayuntamiento, proceso en el que la Junta de Gobierno Local estudia y aprueba las bases que han de aplicarse en las distintas convocatorias y empleos que se ofertan ó mediante decretos de empleo convocados por el Gobierno Regional, procesos en los que se aplica el pliego de condiciones que aprueban los organismos sindicales, el SEXPE y la Junta de Extremadura. Comienzo por el final para decir que desde el año 2007, ningún cargo político puede sentarse en una mesa de contratación de empleo público, cosa que respetamos y aceptamos porque es signo de transparencia y claridad. Se elimina así la posible subjetividad a la hora de enjuiciar a posibles aspirantes a trabajar en el Ayuntamiento de Valdeobispo. No sucedía lo mismo con anterioridad, sucesos que he vivido y sufrido en directo desde el año 2003 al 2007, siendo concejal de la oposición, mirando a la cara a vecinos de este pueblo que han sido rechazados por llamarse o pensar de forma diferente. Nadie me va a borrar la sensación que se siente cuando alguien con tres hijos y desempleado de larga duración no es prioritario por encima de situaciones familiares muchísimo más desahogadas. Esto fue así, ya es pasado, pero me enseñó que algo semejante no podría permitirse en el futuro, este presente que ahora vivimos. Por lo tanto, no lo repito más, llevamos seis años y medio de juego limpio en el que los esfuerzos por crear empleo se traducen en posibilidades para todos, fomentando la igualdad de oportunidades, no se hacen distinciones entre nuestros vecinos. De la sensibilidad del gobierno municipal emanan los criterios básicos aplicables, hace bien poco para seleccionar al personal de limpieza, quitando de en medio todo atisbo de manipulación política y miramientos privados. De los procesos que llegan a través de preselecciones del SEXPE, el gobierno municipal acata a rajatabla el orden de contratación resultante de aplicar los pliegos de condiciones antes citados. Es verdad que en el gobierno regional no observan condiciones familiares (hijos o ascendientes a cargo), ni tampoco si los ciudadanos han trabajado antes o después para la entidad local, ni siquiera si son vecinos del municipio aunque se presuponga, ni el tiempo que una persona lleva sin percibir un euro a través de prestaciones o subsidios por desempleo. De estas cosas ya nos preocupamos los demás. Quedan fuera de la consideración todos aquellos aspectos laborales que afectan a l@s cónyuges de las personas que concurren a las pruebas selectivas, porque nadie tiene que ser denostado porque su pareja trabaje. La razón por la que os vuelvo a contar este mismo cuento ya es conocida.

Otra cosa distinta es que gusten otros colores.

 Hablar en estos tiempos de empleo público en Valdeobispo es hablar de justicia e igualdad.

Lo puedo decir más alto, pero no más claro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...