lunes, 5 de septiembre de 2011

Inmovilización

Dos meses después de las elecciones autonómicas y las instituciones públicas siguen sin moverse, me consta que los funcionarios de la Diputación Provincial tienen demasiado tiempo libre. En medio de esta sensación que transmite el Gobierno de Cáceres nos encontramos con aquellas que emanan del regional. Nada sabemos aún de la Junta de Extremadura. Solo se oye hablar de un horizonte negro que trae muy malos presagios, amparándose en cifras interpretadas y haciéndose eco de lo que han hecho otros en sitios no muy lejanos de este mismo país. Mientras tanto, en esta España que tan atropelladamente vive en los últimos tiempos, hemos asistido en estas fechas a una vuelta de tuerca más sobre el cogote del estado de bienestar y de la conservación y preservación de los derechos sociales. La reforma de la C.E. viene a constatar que estamos gobernados por entes impalpables que nos marcan lo que tenemos que hacer y cuando. Muy mal habrán visto el panorama desde el gobierno central para acelerar decisiones de esta magnitud sin tiempo para opinar sobre las mismas ni consultar al ciudadano. Pero hemos vuelto a pecar de la misma forma y con las mismas aptitudes. Transmitimos improvisación y no hemos conseguido consenso absoluto y encima hemos elegido una pareja de baile que nos quiere bien poco, lo justo. Veremos cómo nos afecta de cara al futuro esta nueva limitación.

Seguimos esperando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...