viernes, 16 de septiembre de 2011

Justicia

Sirva este titular para dar reflejo a mi conformidad sobre la restauración del impuesto sobre el patrimonio. Creo firmemente que aquellos que más tienen deben contribuir más al sostenimiento del sistema impositivo del estado. La horquilla sobre la que girará el deber de contribuir o no, se antoja aleatoria. ¿Cuando se puede decir que una persona es rica o pobre? ¿En qué medida dejas de pertenecer a la clase media y pasas a la escala superior? ¿Podemos medirlo con una cifra? En definitiva, estoy seguro que a todos los españoles nos gustaría decir en este momento que "nos toca arrimar el hombro" con todo el buen o mal significado que le queramos dar. Señores políticos, este impuesto nunca debió desaparecer y reponerlo es un acto de justicia, no como dicen algunos.

Por supuesto esta es mi opinión personal y desde la modestia, para gustos existen colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...