miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Alegrías e injusticias?

A partes iguales o de manera desequilibrada, enfrentamos el hecho de poder contratar desempleados a las resoluciones injustas del "gobierno de los mejores". 

En su día dije que me parecía una limosna que nos concedan fondos para contratar que no arreglan nada. En la mañana de hoy vamos a tramitar a través del SEXPE la solicitud para proceder a emplear a dos peones de la construcción con régimen de media jornada ( 4 horas diarias) y teniendo en cuenta que tenemos noventa personas paradas en el censo de desempleados del municipio, esto no nos da ni para pipas. 

¿Cómo me siento? Profundamente defraudado por aquellos que decían que lo primero era el empleo.

En segundo lugar y tras conocer la noticia de que un vecino de nuestro pueblo con minusvalía reconocida y que anda con bastones desde hace décadas, que sufre una enfermedad grave y que está atendido por las auxiliares de ayuda a domicilio, que solicitó el reconocimiento de su flagrante situación de dependencia siguiendo indicaciones mías y que además se reconoce en él una situación peor día a día, le ha sido denegada la ayuda y el reconocimiento como dependiente por parte del SEPAD constituyendo una injusticia en grado sumo y como bien dice esta persona, "me tendrán que cortar las piernas y los brazos para que se den cuenta que necesito lo que pido". Así es, amigo y paisano. A este paso no podremos acceder a ninguna ayuda si solamente podemos mover los ojos.

¿Cuando nos caeremos de la burra?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...