miércoles, 26 de junio de 2013

Humo negro

Llevamos meses en los que las movilizaciones ciudadanas en defensa de las políticas que debieran de ser "de estado" se celebran día si, día también. En nuestro pueblo aún no he recogido ninguna queja acerca del primer problema surgido a costa de la imposición del gobierno central de la "tasa de reposición cero" que significó para nuestro colegio público que nos quedáramos sin un profesor al jubilarse uno de los docentes y no nombrar nadie en sustitución. Esto supuso una reducción considerable en las posibles atenciones a nuestros hijos pero no sé porqué, pasó desapercibido el recorte y fue aceptado sin rechistar. Mi entrada de hoy va dirigida en gran manera a la comunidad educativa ya sean madres, padres y demás familia de alumnos con respecto a la segunda oleada de afecciones a la educación pública que este gobierno está dispuesto a hacer, recortes presupuestarios y regresión para nosotros, para posteriormente seguir financiando la educación privada y la concertada. No se trata de que religión sea asignatura o no computable, que ya es un error mayúsculo en si, no se trata de suprimir educación para la ciudadanía, que para Europa era un ejemplo de enseñanza y para este gobierno es sectarismo (revisemos los libros página a página y opinemos), se trata de que la propuesta, borrador, panfleto o escrito que contiene la reforma de la administración pública hace alusión directa a los niveles competenciales en materia educativa y fija que será exclusiva de las comunidades autónomas. Al hilo de esta información, en esta semana se nos ha comunicado que facilitemos datos a través de ayuntamientos sobre los costes que para el municipio suponen nuestros colegios en materia de gasto fungible, agua, suministro eléctrico, gas si hubiere, gas-oil, y otros gastos de limpieza y mantenimiento general. El trabajo de campo se está realizando de forma sigilosa, sin levantar demasiado polvo ni escándalo. Estamos en crisis pero que el gobierno regional asuma todas las competencias en gasto y mantenimiento del colegio público significa poder absoluto para racionalizar, centralizar, rediseñar o redistribuir alumnos a voluntad. Desde un despacho y con un tiralíneas y un escalímetro hasta yo puedo ser rey de este mundo. Esto es mucho más serio de lo que parece y no me gusta causar alarma pero vienen directos sin pensar en nuestros pueblos. ¿Se imaginan que en un corto espacio de tiempo este colegio sea cerrado porque solamente 36-40 alumnos acuden a diario para recibir la educación obligatoria y nuestros hijos sean transportados a otro centro educativo porque el nuestro no es rentable? ¿La educación y su eficiencia se miden en dinero? ¿Qué piensan ustedes sobre esto, porque digo yo que algo tendrán que decir? 

Aquí no valen colores políticos. Educación es cultura, futuro y desarrollo para nuestros pequeños municipios.

Ya es hora de que nuestra comunidad educativa hable.

La educación no se vende, se defiende...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...