viernes, 7 de junio de 2013

Tomando conciencia de los problemas

Esta semana que llega a su fin y que forma parte del inicio de junio ha sido intensa como pocas. Si el lunes éramos llamados a Mérida para asistir a una reunión con el Director General de Desarrollo Rural con la misión de tratar de defender los intereses de la comarca y Adesval, volvimos el miércoles para iniciar los contactos para participar en un proyecto LIFE dedicado a la puesta en valor de nuestros tesoros medioambientales. Ambas reuniones obtuvieron un resultado dispar. En la primera muestro mi  decepción y en la segunda mi más sincero optimismo. Para estar muy contentos es también el hecho del éxito de la primera parte de la convocatoria de ayudas del grupo de acción local que se eleva por encima de los dos millones y medio de euros distribuidos en una cuarentena de proyectos diversos de los que daremos más información una vez revisados por los técnicos.

Entretanto, en la jornada del martes volví a comprobar a pie de obras, infraestructuras más bien, la diferencia entre chapuza de modernización de riegos del Alagón y lo que debieran ser unas instalaciones modernas y punteras. Nuestra parcela 39 de la dehesa boyal sufre sequía con la temporada de riegos a pleno rendimiento, doy fe de ello. Los defectos fueron reclamados hace años a la comunidad de regantes y siguen sin ser reparados.

Por otro lado, fue un placer asistir a la reunión de compañeros y cargos públicos de nuestra mancomunidad de municipios en Montehermoso. Que nos expliquen cómo se maneja el "no gobierno" provincial de Cáceres y su sectarismo al tratar a los alcaldes, es algo que llevamos sufriendo dos largos años más otro tanto de lo mismo que aún nos queda, sirve para que nos hagamos una composición de lugar acorde a la situación resumida en el trato que recibimos. La representación es equilibrada en cuanto a ayuntamientos y la balanza se sitúa en un porcentaje claramente desfavorable a los municipios no gobernados por el PP (80 a 20). De cada cinco euros que se invierten, sólo uno viene a parar a nuestros municipios con especial incidencia en las ayudas directas de presidencia de las que algunos ya han recibido dos veces mientras que los pobres somos olvidados. 

Como anécdota, tuvo que ser a 170 km de distancia el lugar de encuentro con el presidente de la FEMPEX. Si él llevaba prisa, nosotros aún más. Y en la calle no pienso discutir mis razones por las que  no estoy contento con su gestión. Espero y deseo que me de la oportunidad de hacerlo en Asamblea General Extraordinaria.

Venga que es viernes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...