sábado, 19 de enero de 2013

Daños colaterales

Cuando hace un tiempo en España se hablaba de corrupción política, los voceros mediáticos de la caverna (y muchos que defienden lo indefendible) siempre ponían de ejemplo los tiempos de Roldán, Vera, Barrionuevo, el GAL, tiempos de gobierno del PSOE. Aquellos fueron juzgados y condenados por corrupción política y demás delitos. Jamás he hablado de este tema pero en este triste día para la transparencia, os confesaré que la primera vez que pude ejercer mi derecho al voto en unas elecciones generales, el estupor, el asco y la vergüenza ajena me impidieron apoyar a los que pretendieron representar mis ideas. No pude ejercer mi derecho con unas pinzas en la nariz. Mi voto nulo venía a castigar y no defender una forma de gobernar contaminada, algo impensable para mi a pesar de creer en la presunción de inocencia.

Desde ayer, la clase política vuelve a ser noticia y muy mala, desastrosa por los "daños colaterales" que traerá consigo, referidos todos a la misma cantinela que se repite desde hace un tiempo, todos los políticos son iguales, ladrones, chorizos usurpadores, corruptos...y la justicia se dedica a inhabilitar jueces, mientras mira para otro lado según quien sea el delincuente. Ya se ha dicho muchas veces, una de las últimas reliquias de otra época sigue sin airearse e independizar sus actos (Poder Judicial) mientras algunos son capaces de ocultar cientos de millones de euros ilegales. Aflora el dinero "B", para ellos era la amnistía fiscal, ¡¡¡Ministro Montoro, váyase!!! Pero antes de irse, haga algo provechoso trabajando por la eliminación de los paraísos fiscales que tanto daño hacen a las clases media y baja de todos los países.
Presidentes autonómicos que compran con dinero procedente de esos mismos paraísos, personas de impecables trajes que ocultaron el latrocinio masivo y la desvergüenza. La trama de nombre impronunciable vuelve a salpicarnos otra vez. Y van tantas.

Se hace necesaria una ley de transparencia para la clase política pero diré más. Se deberían articular mecanismos que impidan el fraude y que no permitan el juego con fondos públicos. Queremos soluciones a esos problemas que también agravan la crisis. Mientras tanto, el dinero negro se sigue repartiendo en sobres y nadie dice haberlos visto. Bueno si, el ex-secretario de Alianza Popular (alma mater del PP) lo dice alto y claro para desdicha de los actuales gobernantes.

Por desgracia, seguiremos hablando de ello...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...