miércoles, 25 de abril de 2012

Juegos políticos

Es martes y me encuentro bastante triste. Los que el sábado saben lo que pasó, pueden dar fe de ello. Son los que leen entre líneas, las personas con suficiente orgullo para no dejarse llevar por el tumulto y el festejo. No puedo estar contento cuando ante nuestra buena voluntad se nos adelanta por la derecha con alevosía, premeditación y nocturnidad. Disimulé mi estupor de manera generosa y por respeto a la mayoría de compañeros que compondrán nuestra nueva imagen. Pero se me quitaron las ganas de festejar nada en cuanto me vi solo, conduciendo rumbo a casa entre pensamientos profundos y reflexiones calientes. Compañeros, si alguna vez he cometido errores, lo siento. Pero este fin de semana me han tomado el pelo a mi y a varios más que pisamos esta comarca. Así no, señores míos...

Quizá sea esta una de las peores maneras de manifestar mis malas sensaciones pero no tengo otra mejor. Este juego es así y no voy a darle más vueltas. Hemos ganado el congreso porque apoyamos a un candidato que salió elegido. Hemos perdido una oportunidad única para demostrar que hemos cambiado. 

Madera vieja y carcomida no hace buen mueble...

Renuncié a ser parte del todo pero no para esto.

"Vivir para ver"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...