viernes, 24 de agosto de 2012

Verso y prosa

En esta semana de resaca emocional y física que estamos dedicando a atender las visitas a nuestra residencia de mayores de todas aquellas empresas interesadas en su gestión, me decido a hacer públicos unos escritos realizados por una persona amiga, en verso satírico y respetuoso, dirigidos a algunos "elementos" del gobierno y cuestiones acaecidas después de las medidas de ajuste, decisiones controvertidas llevadas a cabo y ocurrencias varias. 

Como ella escribe os cuento:

"Que me disculpen los que no comparten mi parecer pero cuando en el último acto de la procesión del Rocío, la Ministra de Trabajo, Fátima Báñez, pidió en público a la virgen que le ayudase a mejorar el paro, el ridículo de la situación me inspiró algunos versos (versos malos con rimas muy pobres, según ella) que plasmé sobre un viejo cuaderno escolar. A medida que pasan los días, se ven y oyen tantas cosas que no he podido resistir la tentación de continuar la serie de crónicas satíricas que dedico a todos los que, sufriendo o no situaciones críticas, tienen suficiente sentido del humor para sonreir a pesar de todo...

En particular para mi amigo Paco,
  para los iaioflautas de toda España entre
los que destaco a mi amiga de siempre, Rosario.
M. R. F.

En clara referencia a la reforma laboral...

Desde mayo se oyen lamentos en el rocío

¿Porqué a mi y no a Santa Rita?
¡Ay qué ocurrencia, Hermanita!

Yo que tan cansada estaba
tras tan larga procesión,
la tranquilidad anhelaba
¡Ay, Fátima de mi devoción!

¿Porqué a mi y no a Santa Rita?
¡Ay qué ocurrencia, Hermanita!

¿No que va la ministra y me incita
a que le arregle el panorama,
en vez de pedírselo a Rita
que siempre tiene programa?
¡A la Almudena ni pío,
Monserrat en su capilla,
la Pilarica en su sitio,
y a mi me amarga el día!


¿Porqué a mi y no a Santa Rita?
¡Ay qué ocurrencia, Hermanita!

¡Con la ayuda que necesito
para yo mover una pierna
y llegar hasta el Rocío,
va la otra y se piensa
que todo me lo dan escrito!
¡Cinco millones de parados,
y yo que no me puedo mover!
¡Así que estamos arreglados,
no sé lo que vamos a hacer!


¿Porqué a mi y no a Santa Rita?
¡Ay qué ocurrencia, Hermanita!


Y como esta persona lo escribe, lo transmito con su permiso. 

Buen fin de semana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...