viernes, 18 de noviembre de 2011

Ejercer un derecho

Esta noche quiero contar aquí anécdotas representativas del pasado.

Recuerdo el día que el PSOE y Felipe González ganaron sus primeras elecciones generales y pasaron a presidir el Gobierno por mayoría aplastante. En aquellos tiempos el derecho a votar era un tesoro al que se le sacaba lustre cada vez que la joven democracia española daba oportunidades para ello. Yo era muy pequeño entonces para distinguir entre opciones políticas pero escuchando el énfasis que ponían mi padre y mi abuelo Evaristo al enterarse de los resultados finales empecé a entender que en esta vida aparte de creer en algo o alguien, hay que tener ideales, principios y además defenderlos y argumentarlos. De esos días viene el germen que defendemos, de una clase obrera y trabajadora, española y socialista. Aquel derecho a expresarse es usado como excusa por gran parte de la sociedad de este país, minusvalorando los logros conseguidos anteriormente por aquellos que lucharon porque todo español mayor de edad pudiese votar de manera libre.

En pleno siglo XXI comprobamos una gran desafección social para participar en cada uno de los procesos democráticos que se convocan. El español que no vota se ampara en que no le importa la política y para ilustrar este hecho, nada mejor que las palabras del pasado:

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judías, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.

Bertolt Brecht

Estas palabras invitan a la profunda reflexión de que es necesario, vital e importante hasta el extremo la participación ciudadana en las próximas elecciones. Nadie debe quedarse en casa. Es mucho mejor perder unos minutos para ejercer el derecho a voto que lamentarlo durante cuatro años. Hasta ahora no se habían conocido circunstancias semejantes ni tan grandes retos a salvar por parte de los responsables políticos. Estas elecciones serán también una moción de confianza a los elegidos para gobernar. Por tanto, quiero solicitar desde estas líneas que este domingo acudáis en masa a la urna para participar en la fiesta principal de la democracia para poder sentiros parte de lo que pasará en este país en estos próximos tiempos difíciles.

Rubalcaba presidente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...